Archivo de la categoría: Andalucía

POLVO DE LIBROS RESEÑA EL GUACAMAYO ROJO

Ángela León reseña El guacamayo rojo en su blog POLVO DE LIBROS. Gracias por su análisis crítico, que ayuda a seguir avanzando en este camino.

Aquí tenéis el enlace

http://polvodelibros.blogspot.com.es/2015/10/el-guacamayo-rojo.html?showComment=1445685292429#c5973788702144130429

ENTREVISTA EN EL BLOG UN LECTOR INDISCRETO

Os adjunto la entrevista aparecida en el prestigioso blog “Un lector indiscreto” realizada por Francisco Jesús Portela León. Muchas gracias

http://unlectorindiscreto.blogspot.com.es/2015/01/entrevista-manuel-machuca-autor-de-el.html?spref=tw

PRESENTACIÓN DE ANA SÁNCHEZ EN UTRERA

ANA SANCHEZEl 4 de diciembre Ana Sánchez, escritora y periodista utrerana, me presentó en la Casa de la Cultura de la ciudad. Fue algo muy emocionante para mí lo que dijo y no quiero de dejar de compartirlo con todos. Aquí os adjunto su texto. Le agradezco muchísimo su generosidad

La Feria del Libro del pasado año fue muy especial para mí y no solo porque me estrenaba como escritora sino también por ofrecerme la oportunidad de conocer a Manuel Machuca. Ya me habían hablado, muy bien por cierto, de su primera novela “Aquel viernes de julio” que presentó en el transcurso de la Feria del Libro de 2013 en este mismo lugar, y asistí para adquirirla e ilusionada por comenzar su lectura lo antes posible. Y me alegro de haber asistido pues no solo tuve la posibilidad de comprobar su calidad como escritor sino lo interesante que me resultó toda su trayectoria personal y profesional. Ese breve encuentro es el que me ha traído hoy aquí. Hace unas semanas recibí un mensaje de Manuel en el que me pedía que hoy lo acompañase y me encargara de hacer la presentación de su segunda novela “El guacamayo rojo”. Confieso que es todo un honor acompañarte en este importante día para ti y aprovecho para darte las gracias por contar conmigo.

Pues desde ese día que Manuel me propuso presentarle esta noche me puse a recabar información sobre el autor y su obra. Descubrí a una persona muy interesante y polifacética. Su amplio Curriculum Vitae es tan extenso que si me decidía por leerlo restaría tiempo al verdadero protagonista y aburriría al público no porque este no sea apasionante sino por la cantidad de fechas y actividades que tenía que referirles. Tan interesante es que les invito a conocerlo en la web dedicada a la novela “El guacamayo rojo” que es la que hoy nos trae aquí: www.guacamayorojo.es o que lo hagan, como dice en su presentación en esta misma página: “tomando una cerveza o dos

Decidí entonces, ejercer de periodista, tomando notas de dicho curriculum, hablando con algunas personas que le conocen, navegando por su biografía y realizándole algunas preguntas para poder, así, conocerlo mejor.

Manuel Machuca es sevillano de nacimiento y ciudadano del mundo, aunque su residencia, actualmente, esté en Sevilla, pero ya verán ustedes por qué digo esto más adelante. Es hijo de farmacéuticos, aunque, él se resistía a cursar esta carrera universitaria y seguir la tradición familiar. Aún así se matriculó en Farmacia en la Universidad de Sevilla aunque la suya sería una larga carrera ya que en ocho años solo había cursado la mitad de la misma, hasta que toma la firme decisión de ser farmacéutico y “ponerse las pilas” realizando la otra mitad en tan solo dos años, licenciándose en 1991 y obteniendo el Doctorado en Farmacia en el año 2000.

Hay dos aspectos que marcaron su vida una de ellos el deporte y, el otro su estancia como cooperante, en 1994, en la República Democrática del Congo, concretamente, en Goma. La primera de ellas, el deporte y en concreto el remo, le enseña la disciplina, “el que no haya días para trabajar y días para descansar sino objetivos por los que luchar”, como él mismo dice.

Esta experiencia le ha convertido en una persona tan disciplinada que le lleva a anotar fecha y hora de comienzo y finalización de cada novela. La segunda, su faceta de cooperante, fueron dos meses de trabajo en los campos de refugiados de la ciudad de Goma, fue “una experiencia personal y profesional inolvidable”, como Manuel la define, y que explica su sensibilidad hacia los procesos de cooperación y desarrollo llegando a ver, con el paso del tiempo, que había ayudas muy importantes para los países que nunca se quedarían en aduana alguna: la del conocimiento. Ahí nació su empeño en transmitir la Atención Farmacéutica por todo el continente latinoamericano. Donde sigue impartiendo algunos cursos y atendiendo a pacientes. Por eso les decía que es ciudadano del mundo residente en Sevilla.

Y entre viaje y viaje, Manuel seguía en su farmacia, atendiendo a sus pacientes y haciendo el seguimiento de sus tratamientos en su pequeña rebotica, investigando y trabajando en sus fórmulas magistrales, dedicando tiempo, también, a publicar artículos científicos en revistas especializadas y libros de farmacia, pero sin olvidar su querido continente latinoamericano.

Ahora les voy a hablar de Manuel Machuca escritor. Para mí que desde pequeña quería escribir y preguntaba ¿qué tenía que estudiar para ser escritora? Asociaba, siempre, este oficio a las letras y me sorprendió que una persona científica le diera por escribir novela, y le fui directa con la pregunta: ¿Decides escribir entre fórmulas magistrales, seguimientos de los tratamientos de los pacientes o en los viajes por el mundo? Su respuesta fue rotunda: Decido escribir a partir de percibir los sentimientos de mis pacientes en las consultas, eso me abre el corazón, y también la profunda conmoción que para mí supone descubrir América. Era un rumor que me removía el alma desde muchos años atrás, que solo lo plasmaba en artículos que publicaba en revistas farmacéuticas y luego en prensa”.

Se iniciaba así una nueva profesión: la de escritor. En la actualidad, Manuel Machuca, es escritor y farmacéutico, a tiempo parcial. Por las mañanas se pone a escribir estando inmerso en la que será su tercera novela, que adelanto será de temática muy interesante, y por las tardes a la farmacia de la que ahora es titular, Carmen, su esposa y madre de sus tres hijos, a la que considera su verdadero curriculum, pues como él dice “si tengo mérito alguno es haber conseguido que Carmen me aguante y me quiera”.

Manuel Machuca es una persona valiente y comprometida que me ha enseñado que ser escritor no es cuestión de ciencias o letras, sino de corazón, sensibilidad y sentimientos que los plasma en cada palabra que escribe en un folio hasta conformar una novela de 456 páginas que ha titulado “El guacamayo rojo”, su segunda inclusión en el mundo literario.

El guacamayo rojo” emprende su vuelo con la inquietud de lo que se juega, Manuel Machuca, como escritor tras la gran experiencia que supuso, y sigue suponiendo su primera obra “Aquel viernes de julio”. Nada tiene que ver esta primera con la que presentamos esta noche, “El guacamayo rojo”, aunque ambas puedan parecerse en que “son historias de un viaje profundo como es el viaje hacia el interior de las personas. No habiendo viaje más largo ni más duro que el que resulta de la búsqueda de uno mismo”, estas son palabras de su autor al referirse a ambas novelas.

El guacamayo rojo” arranca en los albores del siglo XX, y narra la historia de tres generaciones de emigrantes andaluces en Sao Paulo (Brasil), desde 1904 hasta 2011. El último día del mes de enero de 1904 desembarca en Brasil Bernardo Ortega acompañado de su mujer, Dolores, y sus cuatro hijos. Y llegan a Brasil un tanto por casualidad pues su destino iba a ser Cuba donde su primo, Hilario, le esperaba para asociarse e iniciar el cultivo de caña de azúcar pero un incidente que sucede en Málaga antes de embarcar le hace improvisar y cambiar esos pasajes que ya tenía comprados para Cuba por los de Brasil que era el primer barco que zarpaba. Así arranca “El guacamayo rojo” y la aventura de esta familia de andaluces de Adra en el continente americano. El arquitecto sevillano, Luis Guzmán, llega a Sao Paulo en noviembre de 2011 ya que la crisis económica que atraviesa España, también, sacude al estudio de arquitectura de su padre donde él trabaja. Digamos que con estos datos he descrito a los principales protagonistas de esta novela, pero quedaría incompleta si no les hablo del tío Alfonso, que es la segunda generación que se traslada hasta tierras brasileñas en la década de los cincuenta. Pero hay un personaje que destaco, por encima de todos, Gloria Rossi. Ella es, desde mi punto de vista, el nexo de unión de esa familia que abandona España para buscar un futuro mejor que a mí, personalmente, me ha cautivado. Cuando en la novela se empieza a intuir su aparición he devorado cada página con el ansia de conocer a esta señora que con 81 años aún sigue conduciendo su vehículo por las avenidas cargadas de tráfico de Sao Paulo y que sigue conservando sus dotes de mando y convicción en cada palabra que pronuncia y en la mirada de sus grandes ojos verdes. Gloria ha heredado Vila Rosa de su madre, Carmen, la hija mayor de los Ortega y que al igual que ella hiciera, la mantiene como punto de encuentro y residencia de toda la familia. “Empecé a comprender que podía bastar una semana para que alguien fuera inolvidable”, esto decía Luis Guzmán de esta mujer, pero os aseguro que solo bastan unas horas para que Gloria Rossi cautive al lector.

Manuel nos describe a la perfección Brasil, nos conduce por las avenidas principales de la capital brasileña, sus parques, los campos, las lujosas urbanizaciones, pero también por las favelas, los barrios pobres de casas casi derruidas o los puentes bajo los que se hacinan los mendigos, en definitiva, Sao Paulo, al igual que Sevilla, es una ciudad que guarda muchas ciudades.

Desde las cartas, que tardaban en llegar y que era el único medio de comunicación con España hasta la aparición de Internet, correos electrónicos, ordenadores, facebook… y no solo esta evolución sino, también, la de un país cuyo desarrollo está en manos de la inmensa cantidad de inmigrantes de todas las razas y países que habitan en él.

Nos muestra la intimidad de los personajes, las vicisitudes que pasan al llegar a un país desconocido en el que además se habla otro idioma. Las caídas y recaídas queriendo volverse a España y olvidar el sueño americano, aunque todos tienen en común el no rendirse y seguir adelante esperando tiempos mejores.

El guacamayo rojo” no les aburrirá, al contrario, les hará querer avanzar más y más en esta bella historia que utiliza la figura de un narrador para contarnos los capítulos que relatan las vivencias de los Ortega y sus descendientes, mientras que los de Luis Guzmán están contados en primera persona.

Aunque la emigración parecía un tema ya olvidado para los españoles la crisis la ha vuelto a traer a la actualidad por lo que “El guacamayo rojo” lo que nos trae es esa actual historia en nuestra sociedad de hoy en día de la que es representante su personaje, Luis Guzmán. Un homenaje a los emigrantes que fueron, son y que, si no se remedia pronto, seguirán siendo.

Por ese motivo quiero finalizar con el poema que estaba escrito en el póster que Gloria Rossi regaló a Luisinho:

Incluso cuando todo parece hundirse, me cabe a mí decidir entre reír o llorar, salir o quedarme, desistir o luchar, porque descubrí, en el camino incierto de la vida, que lo más importante es decidir.

MORÓN DE LA FRONTERA

MORÓNI

Aquí os dejo mi intervención en Morón de la Frontera, en vísperas del Día del Libro:

 Quisiera agradecer las palabras de mi buena amiga y colega Mila Guerrero, a la que admiro como escritora desde que la conocí hace ya unos pocos de años. Y también, cómo no, a la Biblioteca Central de Morón, en la persona de Juan Diego Mata, por hacer posible este encuentro y por la labor que hace en la promoción y difusión de la cultura.

Es para mí un desafío especial estar aquí hoy, no para presentar una novela, sino dos. Quien me conoce sabe que a mí los retos me estimulan, aunque eso no quiere decir que necesariamente lo haga bien, así que vamos a ello.

Aquel viernes de julio y El guacamayo rojo han sido mis dos primeras novelas. En realidad, esta última fue la primera, pero la tuve que dejar aparcada, ya que no encontraba la forma de contar la historia que quería contar. Por fin pude hacerlo cuando Aquel viernes de julio me dio la experiencia necesaria como para escribir una novela como El guacamayo rojo, que tiene una estructura bastante más compleja y en la que era muy fácil perderse, tanto de la trama, como de lo que quería en realidad contar.

Cuando comencé a escribir Aquel viernes de julio lo primero que pensé fue algo como lo que ha contado Mila:

― Una novela sobre la Guerra Civil, ya tengo un 50% de lectores que no me van a leer.

Pero no me detuve ahí y fui algo más allá en mi pesimismo (y quienes me conocen saben que yo soy el polo opuesto a eso):

― Una novela sobre Sevilla. ¿A quién le va a interesar una historia así fuera de Sevilla?

Así que me encontraba con una idea de novela que solo le podía llamar la atención al 50% de los lectores de una ciudad de España, país poco lector además y ciudad que lo es aún menos. Un autor desconocido iba a escribir una novela sobre un tema que producía alergia en una ciudad en la que hay poca gente que lee. ¡Manda huevos!, que diría Federico Trillo.

Sin embargo, Aquel viernes de julio ha sido una novela de éxito. Al menos de más éxito del que mis editores y yo hubiésemos imaginado y estoy convencido de que tiene todavía mucho recorrido. Y además, ha gustado entre gente que no es de Sevilla, que jamás pisó Sevilla y que no tiene ni idea de cuándo, ni  por qué sucedió la Guerra Civil española, que no es capaz de responder, como nosotros, a tantas preguntas que nos podemos hacer sobre aquella contienda. ¿Por qué ha sido así? Me gustaría analizarlo con ustedes.

MORÖNIIEl guacamayo rojo, a diferencia de Aquel viernes de julio, todavía tiene poco recorrido. Aún no ha hecho un mes desde que se presentó en sociedad, pero su acogida está siendo excelente. No ha crecido como su hermana mayor, que sigue creciendo y creo que es buen síntoma. A pesar de eso, ya hay lectores que me han dicho que se la han leído dos veces, que nada más terminarla han comenzado de nuevo a leerla.

La historia que muestra El guacamayo rojo carecía de las aristas de Aquel viernes de julio. Una historia de emigrantes andaluces en Brasil a lo largo de los últimos cien años, desde 1904 hasta 2011, no es algo que eche para atrás. Es más, es muy actual, y en uno de sus protagonistas, Luis Guzmán, muchas personas se pueden ver reflejadas. Quién no tiene ahora un conocido, un familiar, con carrera universitaria, bien preparado, y que se haya visto obligado a salir de España en medio de este esperpento que supone el fracaso educativo de la España democrática. Pero su lectura puede ser complicada para algunos al principio, al alternarse historias que luego se mezclan, con muchos personajes y momentos diferentes. ¿Qué es lo que hace a una novela tener éxito?

En mi opinión, el camino hacia el éxito de una novela radica en varios aspectos. Uno de ellos tiene que ver con la capacidad del lector de empatizar con la historia, con sus personajes, con la historia que cuenta el autor, que muchas veces no es consciente de lo que en realidad cuántas historias está contando.

Aquel viernes de julio no es una novela sobre la Guerra Civil. No emite juicio alguno sobre ella, no es el motor de la novela La Guerra Civil es la superficie sobre la que se apoya, el marco en el que sucede la acción, aunque nunca huya de los hechos que sucedieron.

Muchas personas han hablado sobre Aquel viernes de julio como una novela de la Guerra Civil y no estoy de acuerdo. Aquel viernes de julio sucede en la Guerra Civil, pero es ante todo una reflexión sobre la amistad y sobre la veracidad de los sentimientos. Aquel viernes de julio es una historia de amigos que dejan de serlo porque las circunstancias que en otro momento eran favorables para esa amistad cambian. ¿Por qué somos amigos? ¿Qué es la amistad? ¿Ser amigos es compartir muro en Facebook? ¿Qué es el amor? ¿Hasta dónde llega el amor y hasta dónde el capricho, el encoñamiento como decimos de una forma más vulgar en Andalucía? ¿Se puede dar la vida por amor? Sí, quien sea capaz. ¿Y por encoñamiento? O, ¿se puede dar la vida de otros por ello? Confieso que he aprendido muchísimo de Aquel viernes de julio en el año y medio que lleva en las librerías, y gracias a los lectores. Por eso aprecio tanto el RINCÓN DE LOS LECTORES que tiene cada página web de las dos novelas. Es un espacio para aprender más sobre ellas gracias a la experiencia de cada lector que se asoma por allí.

Aquel viernes de julio cuenta problemas universales que tratan de resolver personas imperfectas como somos cualquier ser humano, cualquiera de los que nos sentamos aquí, que somos capaces de lo mejor, pero también de lo peor en determinadas circunstancias, y que vamos resolviendo las cosas a salto de mata, tal y como van apareciendo en nuestras vidas, improvisando la mayoría de las veces, actuando de la forma que se nos ocurre sobre la marcha. Aquel viernes de julio no es una historia de amor entre un señorito de Sevilla y una gitana prostituta y pobre. Aquel viernes de julio es una historia humana, y como humana puede ser cruel, injusta, desmedida, pero también valiente, leal y noble. Aquel viernes de julio es una novela que no acaba con su lectura, sino que bien puede empezar cuando se cierra.

Y El guacamayo rojo tampoco es una historia de emigrantes, de gente pobre o herida que se ve expulsada de su tierra por las injusticias que la clase dominante comete contra los ciudadanos, una clase social que es además cada vez más “valiente”, puesto que ya osa cebarse, no solo con los obreros y trabajadores peor formados, sino que hasta se ha atrevido con los universitarios de más nivel.

Sí, es una historia sobre emigrantes, pero no solo eso. El guacamayo rojo es una reflexión sobre cómo alcanzar los sueños. Esos sueños que todos tenemos o hemos tenido, que hemos alimentado junto a otras personas o en la intimidad, que muchas veces buscamos fuera pero que radican en nuestro interior.

El guacamayo rojo es también un modesto homenaje a la literatura, en el que juego con citas tácitas y ocultas de escritores que me gustan y que la trama me ha permitido incluir. Pero sobre todo es un libro de viajes, del viaje más aventurero que una persona puede realizar, que no se dirige a otro lugar que al pozo en el que radica la verdad, como dice el escritor brasileño Jorge Amado. Nuestra verdad, que hubiera dicho mi abuelo Gabriel.

El guacamayo rojo es también una reflexión sobre la influencia que muchas personas han ejercido sobre lo que somos hoy. Esas que con frecuencia son familiares cercanos, pero que también son otras que aparecen en momentos especiales como un rayo luminoso.

El guacamayo rojo interpela al lector sobre quiénes son esas personas para él o ella, sobre dónde están sus sueños y qué estás haciendo para conseguirlos.

En definitiva, y quiero terminar aquí, Aquel viernes de julio y El guacamayo rojo hablan de seres humanos a los que podemos reconocer y en los que podemos reconocernos. Por eso una historia sobre la Guerra Civil en Sevilla, o el periplo de generaciones de emigrantes andaluces en Brasil nos pueden decir tanto y nos pueden ayudar como lectores a hacernos más humanos. Al fin y al cabo eso y no otra cosa es la cultura.