Rincón de los lectores

Cuéntame qué opinas de la novela

36 pensamientos en “Rincón de los lectores

  1. Nancy Herrera

    Manuel.
    Aquel Viernes de Julio como en una oportunidad le comente,las historias me llevaron a recordar las contadas por mis abuelos( hechos de miedo, desesperacion , guerras, etc).
    El Guacamayo Rojo me identifico por el nucleo central( La MIGRACION), circunstancias de la vida llevandome a comenzar en otro lugar fisico de cero con una familia, siendo el cimiento de la misma; dejando atras una vida social, cultural . Y en esta aventura de vida, permitiendome en particular analizar de otra manera con distintos ojos la realidad.
    Es un placer inmenso y una enorme satisfaccion disfrutar de sus relatos.
    Saludos. Nancy Herrera

    Responder
  2. Gonzalo Briones

    Desde Sydney, Australia, de alguna manera me he sentido reflejado en el libro, aunque son otros tiempos muy diferentes y mis razones para emigrar fueron muy diferentes, pero el arraigo familiar y de amigos siempre estara ahi.
    Magnifica historia de emigrantes en dos epocas diferentes, pero llevada a la actualidad.
    Me ha encantado, Manuel Machuca.
    Un fuerte abrazo

    Responder
    1. Manuel Machuca González

      Muchas gracias, Gonzalo. Para mí, los testimonios como el tuyo, de personas que viven lejos de la familia y del núcleo en el que crecieron, son muy importantes. Son otros tiempos, pero el corazón está en muchos sitios siempre en personas como tú. Un fuerte abrazo y gracias

  3. Laia Barcelona

    Me subí al vuelo del guacamayo rojo,
    hace unos días aterricé en las últimas lineas, con lágrimas humedeciendo los ojos, y bajando libres mejillas abajo!
    Qué historias tan lindas, tan humanas!
    Los personajes te atrapan desde su primer suspiro al llegar a Brasil. Cada uno a su manera, todos relucen la magia del ser humano.
    Tengo que decir que hacía mucho tiempo que no leía novela, sólo puedo agradecer a Manuel Machuca, con el corazón en la mano, que me haya devuelto la pasión por ello; Por el hecho de dejarme llevar por historias tan lejanas y tan cercanas a la vez, de las que nos acercan a ese pozo interior, nos hacen zambullirnos, rascar en él; y cuando ya se pre-siente..
    sólo observar, sólo sentir
    el Amor en lo humano, lo Divino en lo humano.

    El guacamayo rojo me hizo conocer Brasil.
    El estilo narrativo del autor me cautivó, todo el rato, del momento cero de partido, al silbato final.
    Espero con ganas las próximas novelas del autor para seguir de su mano
    descubriendo lugares,
    y re-conociendo corazones humanos.

    Responder
  4. roberto vaieretti

    Soy de Rosario, Argentina. Nieto de inmigrantes. Este, mi bello pais, es fruto de la inmigracion europea…El guacamayo Rojo describe maravillosamnete bien el pasado y el presente de este mundo cambiante, discriminador, abusador de las pesonas y sus historias….pero del dolor del desarraigo…nace tambien..vida nueva..y eso da esperanza en el hombre y su destino comun…Gracias querido amigo Manuel por este libro…

    Responder
  5. Angela León

    Aunque haré la reseña correspondiente de esta magnifica novela en mi blog, como la acabo de terminar esta tarde, he de decirte que me ha encantado esta estupenda saga familiar. NO soy andaluza, pero soy extremeña y de muy cerquita de Sevilla, así que conozco bien la emigración de sus gentes y también ese proceso de volver a morir al terruño que te vio nacer. De modo, que como emigrante y emigrante retornada he podido sentir con Luis muchas sensaciones de las que tenía sobre la gran ciudad, la de sus antepasados; esa sensación de asombro mezclado con temor a lo desconocido, de esperanza sobre el futuro y de derrota cuando crees que no vas a conseguir salir de la situación que te ha hecho partir. Pero, al margen de Luis, ya echo de menos a la Tía Gloria, ese tipo de mujer que supone el cimiento de cualquier familia en las situaciones más adversas. OJala hubiera en el mundo tantas tías Glorias como la de Luis y Rebeca. Seguramente la injusticia social y la libertad de las cosas básicas camparía a sus anchas.
    Me ha encantado cada momento que he pasado en Brasil con tan buena compañía. Gracias.

    Responder
    1. Manuel Machuca González

      Muchas gracias, Angela. El guacamayo rojo es una obra muy personal, para mí ha sido muy importante poder escribirla. Y también difícil, no en vano durante varios años no logré encontrar la historia que quería contar. Para cualquier escritor es un orgullo leer palabras como la que pones, pero te aseguro que para mí son aún más especiales porque escribir esta novela era algo que le debía a Gloria Rossi, que leyó parte del manuscrito inacabado y que luego aparqué, antes de morir. Al menos he logrado finalizarla como homenaje a ella, y que todos la podamos disfrutar. Gracias otra vez

  6. BORJA GARCIA DE BIKUÑA LANDA

    He disfrutado mucho leyendo esta novela. Se me ha hecho corta. Me parece una redacción magnífica, lo cual unido al final, ha hecho que la lectura se me haya hecho deliciosa. La relación especial que me une con el autor, junto con el viaje mental que he hecho al Congreso de Sevilla, que tan magníficamente organizaron M Machuca y J Román, han hecho que acabe de leer el libro con una sonrisita en la cara.

    Responder
  7. chelín

    Bonita novela. Se deja leer sin poder dejar de leerla. Una historia llena de esperanza y superación. Es muy tú Manolo, creo, por lo que te dejas conocer. Estoy deseando leer la siguiente. Enhorabuena! Besos

    Responder
  8. Patricia Mastroianni

    Parabenizo o mestre dr. Manuel Machuca pela valiosa obra. É um livro fascinante, rico em detalhes que nos fax sentir presentes na história e nos locais em diferentes épocas.
    Nota-se o respeito e o estudo sobre os acontecimentos, lugares e os fatos históricos da imigração paulista, retratando con veracidade a história do Brasil do século passado aos dias de hoje.
    A história da família retratada na novela é a história de muitas famílias brasileiras. Quem descende de imigrantes se reconhece e se emociona a cada capítulo. A obra é mais que uma novel, é a história fidedigna do povo brasileiro.

    Responder
  9. TANIA AZEVEDO ANACLETO

    Um livro fascinante! Um texto fluido e atrativo para o leitor!!! O amor do autor pela literatura está exposto em toda a sua força!! E também seu amor por sua querida Tia Glória conduzindo cada palavra com muito esmero. Apaixonei-me por esta linda história e por seus personagens. Mulheres fortes e vibrantes com características masculinas evidentes!!! E um Luís de alma feminina, inseguro, imaturo, às vezes irritante de tão indeciso, com pensamentos complexos e conflitantes, mas ao mesmo tempo um homem amoroso, cuidadoso e sensível. Impressionante a descrição profunda dos dois personagens: Luis e Tia Glória! Que mulher sublime!!! Que força! Transbordava pelas páginas do livro, a força desta mulher! Emocionei-me muito o livro.
    Parabéns ao autor Manuel Machuca! Que venham outros livros fascinantes!

    Responder
  10. Cristina Úbeda

    Buenas!
    soy Cristina Úbeda, hija de un compañero de Manuel. Unos meses atrás, cuando presentó su libro, mi padre lo compro pues yo, al igual que el protagonista me he visto obligada a abandonar mi país para poder ejercer mi profesión. Me encuentro trabajando en Santiago de Chile hace casi dos años y, como le decía a Manuel, muchos de los pensamientos y percepciones que tiene el protagonista Luis, también las he tenido yo en esta tierra. Mi historia es algo parecida, pues la tía de mi padre “Tía Otilia” emigró a Santiago de Chile hace ya 60 años, y montó junto a su marido y sus cuatro hijos una granja de patos, que por aquellos entonces tenía mucho éxito aquí. Al igual que le ocurre a Luis en la novela, el reencuentro en mi caso con la Tía Otilia, que ya tiene 99 años, me ha surtido de varias historias. Tiene mucho que contar, la última es que ella vivía en la casa de vecinos de donde se llevaron a García Lorca la noche que se lo llevaron a asesinarlo, imaginaos todo lo que ha vivido esta mujer!
    Desde luego felicito a Manuel por su trabajo y me ha encantado el libro, ya se lo estoy recomendando a todo el mundo, en especial a compañeros que se encuentran en mi misma situación.
    Un saludo,
    Cristina.

    Responder
  11. Mila

    Me encantó “Aquél viernes de julio” y me ha encantado “El guacamayo rojo”.
    Te atrapa, lees páginas y páginas sin darte cuenta…es…adictivo!! Me ha gustado tanto que cuando me quedaba ya poco para terminar, me obligaba a leer más despacio, no quería que se acabase.
    Lo recomiendo 100% 😉

    Responder
  12. Lucía Ostaudelafont

    Me encantó el libro “El guacamayo rojo” al igual que “Aquél viernes de julio” . El estilo es fascinante, me lleva a la época descrita con mucha sencillez, fácilmente. Además de que me conecto mucho con la historia de Andalucía. Es, a mi modo de ver, la ciudad española más linda que conozco.
    Considero y me reafirmo con estas historias tan amenas, que nadie está en el lugar equivocado ni viviendo la experiencia equivocada.
    Felicitaciones Manolo, hay mucho talento en ti, no sólo como escritor, también como persona.

    Responder
  13. Pingback: Manuel Machuca presenta en Utrera su último libro “El guacamayo rojo” | La Voz de Utrera

  14. Manuel Peinado

    El “Guacamayo” emociona, cautiva y atrae de principio a fin. Es sin duda una epopeya familiar comparable a las mejores que se han narrado en las últimas décadas. Sé que me dejará pensando en esa historia mucho tiempo. Hablo con conocimiento de causa porque hoy lo he terminado. Lástima…

    Muchas gracias al autor por bucear en ese pozo que llevamos dentro pero que sólo unos pocos tienen la generosidad de compartir, y sobre todo lo más importante: saber hacerlo bien.

    Responder
  15. Carola Romañuk

    Me encantó leer este libro, la verdad es que desde las primeras líneas me resultó agradable y atrapante… es un lujo seguir a través de cada página… el libro es perfecto, sencillamente maravilloso… tanto la narración como la historia son impecables… te transporta a los lugares por donde transitan sus protagonistas y a lo que sienten en cada situación.
    Proximamente viajaré a São Paulo por tres meses y siento que fue un adelanto imaginarme los lugares descriptos por el autor…
    Podría decir muchas cosas más sobre el libro, pero me quedaría corta…lo mejor es leerlo y disfrutar de cada línea!!! Altamente recomendable, por lo tanto, “O Arara Vermelha” ya voló a posarse en otras manos para deleitar con su historia a amigos que comparten la pasión por la lectura…volverá pronto para releerlo y disfrutarlo nuevamente…
    Gracias Manuel por tan buena obra! Para cuándo la peli?

    Responder
  16. Gerardo

    Igual que en el anterior libro, me ha enganchado la lectura de “El guacamayo rojo”. Manolo tienes una capacidad para describir sitios impresionante, haciendo que uno se envuelva en la narración y se sienta como un pasajero más de los taxis y coches que recorren Sao Paulo. Hay momentos en los que uno se siente nervioso por todo lo que le pasa al protagonista, pidiendo “que no le pase otra cosa más por favor, que ya es suficiente con lo que ha sufrido”.
    Como petición/anhelo/necesidad me encantaría que el último capitulo (que condensa muchos tiempo en muy poco) fuera mucho, mucho más largo, y saber con detalle de la vida de los personajes. Felicidades Manolo, ¿para cuándo la próxima?

    Responder
  17. Concha Ruiz Bueno

    Me ilusiona pensar que mi hija, que estudia arquitectura por vocación, tiene la amplitud del mundo para buscar trabajo y el valor necesario para ello (nos lo demuestra día a día).
    La novela me ha gustado mucho: la naturalidad de los personajes, sobre todo; el guiño a los farmacéuticos, necesario; el ambiente de Sau Paulo, que invita a visitarlo y que tanto me recuerda a lo poco que conozco de América latina; la fuerza de los personajes femeninos, allá donde vayamos hay una mujer pilar de la familia; la conexión con Europa, que no se pierde y que tanto me anima con respecto al futuro del contacto con mis hijos.

    Responder
  18. Luis de Lara

    Me ha gustado mucho la novela, sobre todo como se enlazan entre si las distintas historias que se narran. Al leerla te das cuenta de la atemporalidad del fenómeno de la emigración y cómo ha sido cosustancial al ser humano desde el principio de los tiempos.
    Una gran novela escrita por un gran autor en la que también veo reflejada la personalidad del mismo. La novela es entrañable, como Manuel Machuca.
    Enhorabuena!

    Responder
  19. Concha Ruiz Bueno

    Hacía como seis o siete años que me iba a la cama sola, sin libro (quiero decir). He vuelto a irme con un libro gracias al Guacamayo Rojo. Me está gustando mucho.Me tiene enganchada.
    Me da pena que se termine.
    Cuando lo termine digo algo más (no he leído los comentarios anteriores por miedo a que me desvelen algo de lo que me queda por descubrir, jeje)
    ¡La segunda es mejor, Manolo!
    ¿Para cuándo la tercera?

    Responder
  20. Marga Cuadra

    Empiezas a leerla y sin darte apenas cuenta, ya te ha enganchado. No puedes dejar de pensar en sus personajes, en sus diferentes historias y circunstancias tan distantes en espacio y tiempo pero tan cercanas en sentimientos y vivencias.
    Un privilegio leerlo, tener la suerte de que este libro cayera en mis manos, recomendable como “libro de compañía”, su lectura es amena, emocionante, fresca. te lleva de un lado a otro, de una historia a otra de forma magistral. Te envuelve con los olores y sonidos de los lugares, las personas y sobre todo, te remueve el alma.
    Enhorabuena Manolo!

    Responder
  21. Carlos Alonso

    He leído la novela casi de un tirón, me ha gustado mucho la forma que tiene Manuel de hacer que te envuelva la historia desde el principio. En este caso supera a la primera. Describe los personajes y el ambiente en su justa medida para que el lector ponga también de su parte. Estoy deseando conocer Sao Paulo ;-)).
    Esperando la tercera novela.

    Responder
  22. Marisol Corbellini Gonzalez

    El Guacamayo Rojo tiene como punto de partida la historia de una emigración.
    Pero el autor introduce una serie de facetas que nos llevan del pasado al presente ; a las experiencias personales; al ambiente que le rodea ; a la caracterización de los personajes que intervienen… que culminan en el encuentro con sí mismo.
    Son relatos desde su infancia a la madurez en los que introduce su herencia familiar, sus anhelos, fracasos y éxitos… que le arrastran hasta ser lo que es. Todo ello en un relato ameno y aparentemente sencillo.
    El gran mérito de esta novela es la capacidad de encajar los diferentes aspectos de esta narrativa, su prosa cuidada y su sinceridad distorsionada que impiden al lector dejar de leer hasta el final.
    Me ha sabido a poco, a pesar de sus 453 páginas, como ocurre en toda GRAN NOVELA

    Responder
  23. Antonio Aguilera N

    En Portugal, tras la celebración del 25 de Abril, he acabado El Guacamayo Rojo, toda una experiencia para los sentidos.

    Felicidades por la historia, por la fluidez de la narrativa, por la cercanía de los personajes, por…, y por compartirla con todos.

    Una apasionante historial intergeneracional, intercontinental, y como se comprueba en la lectura, también atemporal. Con distintos medios, con distintas herramientas, el reto al que nos enfrentamos hoy no es muy diferente al de tiempos pasados, y los sentimientos de hoy, también los fueron de los que estuvieron antes. Cierto que estos tiempos son más “amables” y no tienen la rudeza y crueldad que en otros momentos había en cada esquina, pero en primera persona, todo se relativiza demasiado.

    Ha resultado delicioso viajar de la mano de Machuca en el tiempo y el espacio. Gracias!

    Responder
  24. Angel Medinilla

    Comencé la lectura atrapado por el lógico gusanillo de ir rastreando lo que había sido de la familia de mi mujer, que decidió emigrar “a la brava” llevando sólo lo puesto. Pero el ritmo de la narración, la alternancia de los tiempos y de los personajes y la fuerza de los protagonistas han conseguido que devore el libro con ansia. Al final, pude comprobar cómo el ciclo se cerraba sobre sí mismo , cerrando la historia de forma magistral.
    El libro ha sabido trasmitir adecuadamente el cúmulo de sensaciones y temores que supone abandonar lo conocido para comenzar de nuevo en otra galaxia de cultura y costumbres totalmente distintas.
    Un gran libro digno, de las mejores bibliotecas.

    Responder
  25. Anna Font Olivet

    Debo empezar diciendo que no soy muy lectora de novela, me encanta leer, pero quizás me he prodigado poco con la novela y esta me ha entusiasmado. Una historia que habla de inmigración, que no he vivido en 1 persona pero que siempre me he preguntado que siente un individuo cuando debe abandonar su tierra natal. sus raíces, su historia…. La novela me ha hecho descubrir como es esa vida, como se construye y se inicia una nueva vida en un lugar nuevo, desconocido e incluso desafiante. He disfrutado recorriendo con los personajes su historia, su vivencias, el como construyen su vida con sus luchas, sus desalientos y su éxitos. Me ha resultado muy fácil integrarme en el día a día de los personajes y recorrer de su mano página a pagina el libro y creo que eso es mérito del autor.
    Entiendo que es una novel compleja, pues se relatan paralelamente tres generaciones, cosa que puede hacer compleja la lectura y en cambio es muy fácil ir saltando de una a otra y retomar de nuevo la anterior historia.
    Con la novela me ha quedado claro que tienes el éxito asegurado; eres una persona con gran capacidad para hacer exitosamente cualquier cosa que te propongas (cosa que no me ha sorprendido en absoluto).

    Responder
  26. Mariano Madurga

    Acabo de releer la novela por segunda vez. Hacía mucho tiempo que no leía una novela que me enganchara tanto, o yo no estaba en disposición de ser enganchado por una historia como la del “Guacamayo rojo”. Rebosa sencillez, sentimiento, amistad, ensimismamiento, reflexión, camaradería, honestidad, justicia, intriga, bondad e interés, entremezclados en una historia de una gran familia a lo largo de 100 años, como la de tantas que ha habido, hay y habrá en este mundo. Pero por real, no deja de ser inquietante, interesante, que obliga al lector a mirarse a sí mismo cuando ve reflejos de su propio interior al leer los capítulos. Muy bien ambientada y documentada, con citas hermosas que no me resisto a copiar: “Para sentir celos, más que amar, uno debe conservar intacta cierta esperanza” de Sara Mesa; o la de la canción de Vicinius de Moraes, en la página 395, “….se necesita un amigo para no enloquecer, para compartir lo bello o triste que se vio a lo largo del día,..”; y la de su querida escritora brasileira Clarice Lispector, con su “Escribo para entender el mundo”. Seguro que igual que a Manuel le ha servido de crecimiento personal al plasmar parte de su vida personal, declaro que he sentido algo similar al identificar sentimientos y comportamientos cercanos. Aunque la lectura requiere como ayuda a la memoria, la anotación del árbol genealógico de esta gran familia que gira alrededor de la tía Gloria. Gracias Manuel, por tu obra, con la que me he sentido entusiasmado, quizá porque también sea un poco “safadinho”. No sé si tardaré en leerla por tercera vez. Gracias, amigo!!!

    Responder
  27. María Magdalena

    El guacamayo Rojo es una novela que refleja la vida de mucha gente que tuvo que emigrar por una razón u otra.
    Creo que ni los Ortega ni Luis Guzmán saben qué vida les espera en Brasil pero se arriesgan y aunque las sucesivas generaciones de parientes de el sevillano y él mismo parten de realidades muy distintas, tienen en común la necesidad de empezar de nuevo y el valor para hacerlo.
    Me encantaron las referencias musicales y literarias que reconocí con familiaridad y cercanía.
    Me gustó mucho la construcción de los personajes, de los lugares en distintas horas de la historia, de los habitos y formas de actuar haciendonos sentir ahora en 1904 en ese barco con rumbo incierto, tomado en el último momento, ahora en nuestros dias con todos los detalles de la comunicación, la tecnología y la incertidumbre.
    Como emigrante y nieta de emigrantes, como andaluza de adopción, brasileña de corazón y viajes y uruguaya de nacimiento y nostalgias me siento muy perto de los personajes de la segunda novela de Manuel.
    Volví a recorrer con Luis, Bernardo, Dolores, Carmen, Manuel, Luisa, Juan, Tía Gloria, Rebeca y los demás las calles de Sao Paulo “donde se comen las mejores pizzas del mundo”. Ahora toca una segunda vuelta de lectura sosegada reconociendo guiños que se me pasaron en la avidez del primer contacto.
    Parabens!!!

    Responder
  28. Magaly Pedrique

    El azar quiso que estuviera en Sevilla para el lanzamiento de esta novela. Con una audiencia multitudinaria, el cálido acto de presentación con las palabras justas y la música adecuada prometían que la novela sería muy buena.
    Leí el primer capítulo en Sevilla y me contuve para continuar la lectura en el viaje de más de 8 horas que me esperaba en breve. El avión no me dio el ambiente que necesitaba para su lectura.
    Ya de regreso a mi convulsa Venezuela, retomé la lectura. Leí las más de 400 páginas de El Guacamayo Rojo, prácticamente de un solo tirón, fue una lectura grata que invita a la reflexión y a los recuerdos de infancia.

    El libro está impecablemente escrito y aunque quieres leerlo rápido para llegar al final, te da como una cierta tristeza ver que cada vez te faltan menos páginas.

    Está impregnado de música y poesía que invita a continuar indagando.

    Es un homenaje a aquellos que sueñan y están dispuestos a pagar el precio de intentar de hacer de los sueños una realidad.

    La Tía Gloria me recordó a varios de “mis personajes inolvidables” esos seres que pasan por la vida de un niño y se quedan para siempre anidados en su corazón.

    Dos de mis mayores afectos, mis sobrinos Carolina y Pilo son emigrantes de Venezuela radicados en Estados Unidos y Chile respectivamente,. Leyendo esta excelente novela de Manolo Machuca me imaginé lo que algún día escribirán sus nietos de esa decisión de llevar el apellido Pedrique a otras latitudes.

    Ahora lo leeré de nuevo para saborear cada una de sus páginas, sin la prisa de conocer el desenlace.

    Gracias a Manuel Machuca y a la editorial Anantes por esta obra que merece un premio.

    Magaly Pedrique, Caracas 5 de abril de 2014

    Responder
  29. Carolina González Valencia

    Atrapa, emociona, sueña, vuela …
    Una novela que te llega al corazón. Me hizo revivir historias de héroes ahora no tan anónimos; historias reales, vividas, sentidas. Viajar al encuentro de nuestras raíces es viajar a lo profundo de uno mismo y reconocer cuántas cosas nos forman y conforman en nuestro presente. Descubrir que cosas y personas que creemos son tan lejanas son realidad de las mas cercanas que tenemos. Me encantó. Gracias Manuel por hacerme disfrutar tanto con Vila Rosa.

    Responder
  30. Anchoa Muñoz

    El guacamayo rojo me parece que va a representar la consolidación de una promesa real de escritor de campanillas.

    La narrativa que emplea el autor mantiene el interés del lector a lo largo de todas las páginas, el hecho de que sea una novela de ficción que parte de una buena base de realidad, nos induce a imaginar una serie de situaciones, en el pasado y en el presente de los personajes, que atraerá a los que lean el libro, con seguridad. Todo ello, adornado con una adecuada descripción de elementos de la cultura brasileña, tanto en la poesía, como en la música, la escultura o la arquitectura entre otros muchos.

    Maravilloso relato descriptivo de la historia de una saga familiar , a cuyo guión le veo grandes posibilidades de adaptación a una serie de televisión.

    Muy recomendable, sin duda.

    Responder
  31. Lourdes Ramírez Mota

    Solo los que reconocen el áurea que irradian algunas personas , saben embarcarse en sus estelas.

    El guacamayo rojo nos cuenta lo mágico que pueden llegar a ser sus caminos y sus destinos.

    Viajar con ellos y ha sido magnífico.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *