10 frases que usan las personas manipuladoras para tergiversar la verdad

Todos nos hemos encontrado con ellos: personas que parecen tener una habilidad especial para adaptar las conversaciones a su voluntad o llevarnos a cuestionar nuestras propias percepciones.

Son maestros manipuladores, expertos en torcer sutilmente la verdad para adaptarla a sus objetivos.

Arrojemos luz sobre 10 de sus dichos habituales.

Una vez que los conozcas, ¡no te pillarán con la guardia baja!

1. «Eres demasiado sensible».

Un truco clásico en el manual del manipulador es cambiar las tornas y hacerte sentir que eres el problema.

Al decirte que eres “demasiado sensible”, están tratando de desviar la atención de su propio comportamiento. Es una forma astuta de invalidar tus sentimientos, haciéndote cuestionar tus propias reacciones.

En lugar de abordar el problema real, se centran en su respuesta.

Entonces, la próxima vez que alguien ignore tus preocupaciones con esta frase, recuerda: está bien expresar tus emociones.

Son válidos, independientemente de lo que digan.

2. «Solo estaba bromeando».

¡Ah, el viejo recurso de alguien sorprendido diciendo algo desagradable o hiriente!

Al interpretar sus comentarios como una simple broma, las personas manipuladoras pretenden imponerle la responsabilidad, sugiriendo que carece de sentido del humor o que se toma las cosas demasiado en serio.

Lo que realmente están haciendo es eludir la responsabilidad por sus palabras. Si pueden convencerlo de que “solo estaban bromeando”, entonces, en su opinión, no se les puede responsabilizar.

Cuidado con este.

Es una señal de alerta que el hablante está tratando de escapar de la culpa mientras te hace sentir fuera de contacto.

3. “Siempre siento que tengo que caminar sobre cáscaras de huevo a tu alrededor”.

Personalmente, he escuchado esto varias veces en desacuerdos, y siempre me deja perplejo.

Al decir esto, el manipulador se hace la víctima, sugiriendo que debe ser demasiado cauteloso con todo lo que dice o hace a tu alrededor.

Recuerdo sentirme instantáneamente culpable, pensando que yo era la causa del malestar. Pero con el tiempo me di cuenta de que no era más que otra táctica para desviar la atención.

En lugar de abordar su comportamiento o el problema en cuestión, se centran en lo «difícil» que supuestamente eres.

Es una estrategia inteligente para hacerte dudar de ti mismo y de tus reacciones.

4. «Todos los demás parecen estar de acuerdo con esto».

Esta frase es engañosa. A primera vista, parece una prueba de la realidad. Quiero decir, si “todos los demás” están de acuerdo con algo, ¿no debería estarlo yo también?

Pero la verdad es que es un atractivo clásico para la mayoría, diseñado para hacerte cuestionar tu propia perspectiva y valores.

Los manipuladores lo usan para crear una sensación de aislamiento, dando a entender que eres el extraño.

Sin embargo, según mi experiencia, a menudo no “todos” están de acuerdo con esto; es solo una artimaña para presionarlo para que cumpla.

Recuerde, sólo porque algo sea popular no siempre significa que sea correcto o aceptable.

Confía siempre en tu instinto.

5. «Eso nunca sucedió».

Este es un intento descarado de iluminación con gas, donde el manipulador intenta alterar su sentido de la realidad.

Niegan eventos o acciones para hacerte dudar de tu propia memoria. Es una forma directa y poderosa de obtener el control.

Confía siempre en tus instintos y recuerda que tus recuerdos son válidos.

6. “No lo recuerdo así”.

Me he encontrado con esta frase más veces de las que me gustaría admitir. Es una forma más sutil de iluminación con gas.

En lugar de negar rotundamente que algo haya sucedido, enturbiaron las aguas al cuestionar los detalles.

Solía ​​​​encontrarme dando marcha atrás, preguntándome si me había equivocado.

Pero con el tiempo me he dado cuenta de que a menudo es sólo una estratagema para hacerte dudar de ti mismo. Es su forma de decir: «Confío en mi memoria más que en la tuya».

7. «Solo hago esto por tu propio bien».

Esta frase es una bola curva.

A primera vista, suena afectuoso y protector. Sin embargo, es una forma encubierta que tienen los manipuladores de imponer su voluntad con el pretexto de cuidar de usted.

Al afirmar que saben qué es “mejor” para usted, sugieren sutilmente que usted es incapaz de saberlo por sí mismo. Es un método clandestino para ganar control y al mismo tiempo hacer que parezca que te están haciendo un favor.

Siempre eres el mejor juez sobre lo que es correcto para ti, incluso si va en contra del consejo «bien intencionado» de alguien.

8. «Si realmente me amaras, harías esto».

Esta frase es un chantaje emocional en su máxima expresión.

Los manipuladores lo utilizan para convertir en arma tus sentimientos hacia ellos, presionándote para que cedas a sus deseos.

Al cuestionar tu amor o compromiso, esperan hacerte sentir lo suficientemente culpable como para cumplir. Es una táctica manipuladora que intenta equiparar el amor con un acuerdo incondicional.

El amor verdadero, sin embargo, respeta los límites y no utiliza los sentimientos como palanca.

9. «Simplemente no puedo ganar contigo, ¿verdad?»

Me he enfrentado a esta frase en medio de desacuerdos y es difícil de entender.

Presenta al hablante como el perpetuo perdedor y a mí como el crítico difícil de complacer.

Al principio me sentía culpable y me preguntaba si estaba siendo demasiado duro o exigente. Pero con el tiempo, lo reconocí como lo que era: una desviación.

En lugar de abordar el tema en cuestión, cambiarían el enfoque hacia lo “irrazonable” que supuestamente era. Es su manera de hacerte sentir como el obstáculo perpetuo.

En verdad, la comunicación abierta y la comprensión son vías de doble sentido.

10. “Siempre sacas las cosas de contexto”.

Esta frase es el mecanismo de defensa de un manipulador.

Al acusarte de malinterpretar sus palabras o acciones, su objetivo es desviar la culpa y enturbiar las aguas. Es una forma de evitar la responsabilidad y hacerte cuestionar tu propia comprensión.

Sin embargo, es esencial recordar que el contexto importa, y si un patrón de comportamiento o discurso es consistentemente hiriente o engañoso, no es sólo una cuestión contextual.

Manténgase firme en su perspectiva y busque claridad en lugar de dejar que la conversación se descarrile.

Deja un comentario