10 señales que demuestran que eres una persona inteligente que piensa por sí misma

Ser inteligente no siempre significa ser bueno en matemáticas o ciencias.

De hecho, algunas de las personas más inteligentes son aquellas que piensan por sí mismas, desafían el pensamiento convencional y no se dejan influenciar fácilmente por las opiniones de los demás.

Si eres alguien que valora el pensamiento independiente y la capacidad de pensar críticamente, este artículo es para ti.

Repasemos los 10 signos principales que muestran que eres una persona inteligente que piensa por ti mismo.

1. No tienes miedo de desafiar la sabiduría convencional

“El mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, es la ilusión del conocimiento.” – Stephen Hawking

Uno de los primeros signos que muestran que eres una persona inteligente que piensa por ti mismo es la capacidad de desafiar la norma y cuestionar la sabiduría aceptada.

Gracias a la tecnología moderna y las burbujas de filtro seleccionadas, es más fácil que nunca dejarse llevar y aceptar ideas y formas de hacer las cosas.

Pero la conformidad le impide a usted y a otros alcanzar su máximo potencial; incluso podría estar trabajando en su contra.

Es por eso que en entornos de trabajo, usted está dispuesto a preguntar “¿Por qué nuestro flujo de trabajo y nuestro proceso son de esta manera?

¿No podríamos vender nuestros productos a mejor precio?”;

“Porque siempre ha sido así” no es una respuesta que vayas a aceptar.

No tiene miedo de buscar activamente nuevas ideas y perspectivas, incluso si van en contra del pensamiento convencional.

También significa que tiene la mente abierta y es receptivo a la nueva información, y que no tiene miedo de cambiar de opinión si la evidencia sugiere que sus creencias iniciales estaban equivocadas.

2. Eres objetivo y justo

“La objetividad es la piedra angular de un buen juicio.” – Mano Aprendida

Las personas verdaderamente inteligentes siempre se preocupan por los hechos; lo que pueden observar y la información que pueden recopilar.

Eres una persona inteligente si, en situaciones sociales difíciles, como una discusión, eres capaz de dejar de lado tus emociones, dar un paso atrás y analizar objetivamente la situación.

También entiendes que la verdadera objetividad es imposible. Todos nacemos con un sesgo personal predeterminado.

Usted sabe que lo mejor que puede hacer es recopilar tanta evidencia y datos sin procesar como pueda para tomar la decisión más racional en la circunstancia dada.

Esto le permite tomar decisiones bien informadas y formar sus propias opiniones con base en la evidencia y la razón, en lugar de simplemente aceptar las opiniones de los demás.

3. Tienes una mente curiosa y siempre estás haciendo preguntas.

«Lo importante es no dejar de cuestionar. La curiosidad tiene su propia razón de existir.» – Albert Einstein

En general, las personas inteligentes son del tipo curioso. No se apresuran a sacar conclusiones precipitadas.

Es un proceso lento de recopilar tanta información como sea posible.

Para hacer esto, utiliza un método atemporal pero aún efectivo: levantar la mano y hacer preguntas.

Siempre habrá información vital escondida detrás de preguntas atractivas.

Podría aclarar resúmenes de proyectos, argumentos de apoyo o incluso disipar algunas ilusiones para mostrar a otros que en realidad podría haber una mejor solución a sus problemas.

Hacer preguntas lo ayuda a aclarar sus propios pensamientos e ideas, y a desarrollar una perspectiva más matizada y completa.

Todo esto se puede lograr debido a algunas preguntas.

4. Tienes una rica imaginación.

“La imaginación es el camino dorado a todas partes.” – Terence Mc Kenna

La inteligencia no se mide simplemente por lo bueno que eres para recordar cosas o lo bien que puedes seguir instrucciones.

Cualquiera puede hacer eso si entrena su memoria lo suficiente.

Si alguien es realmente inteligente, no tiene que usar pautas como muletas porque piensa por sí mismo.

Puede confiar en sus propias habilidades y transformar cosas ordinarias en algo verdaderamente extraordinario.

Tienes una habilidad innata para mirar una situación y abordarla con curiosidad.

En lugar de aceptar las cosas al pie de la letra, cambias las cosas y te preguntas «¿qué más?»

Esta capacidad de imaginar te permite generar nuevas ideas y ver el mundo bajo una luz diferente.

También te permite empatizar con los demás y comprender diferentes perspectivas.

Esto nos lleva al siguiente punto…

5. Eres capaz de empatizar con los demás

“El mayor bien que puedes hacer por otro no es solo compartir tus riquezas, sino revelarle las suyas”. – Benjamín Disraeli

Cuando las personas se sinceran contigo sobre sus problemas con las relaciones o con encontrar el trabajo adecuado para ellos, puedes verte fácilmente en su lugar, aunque nunca hayas tenido una experiencia similar.

Su capacidad para empatizar con los demás proviene del hecho de que no solo puede escuchar activamente lo que dicen, sino que también puede saber por su lenguaje corporal que ha sido difícil para ellos.

Parecen desinflarse y encogerse, expresando lo pequeños y tristes que se sintieron después de que su pareja se fue o cuando perdieron su trabajo.

Puedes leer por la vacilación y la suavidad en su voz que esto no es algo de lo que suelen hablar, lo que significa que confían lo suficiente en ti como para saber sobre este lado de ellos.

Las personas a menudo no son sinceras sobre lo que sienten, por lo que se necesita un buen ojo para responderles de la manera en que quieren que les respondan.

Así es como has construido relaciones duraderas a lo largo del tiempo. Puede leer entre líneas ya través de sus acciones y tonos.

Esto también significa que tiene la mente abierta a las experiencias e ideas de otras personas, lo cual es importante para desarrollar sus puntos de vista.

Es más:

Empatizar con los demás lo ayuda a evitar el sesgo de confirmación porque considera múltiples perspectivas en lugar de solo la suya.

6. Puedes estar de acuerdo en estar en desacuerdo y respetar las opiniones de los demás

“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. – Voltaire

Las discusiones pueden ser saludables. Es una oportunidad para que usted pruebe sus creencias para ver si son creíbles, si no para los demás, al menos para usted.

Los debates revelan cuánto crees en tu idea o si simplemente dices lo que dicen los demás porque los demás dicen que es correcto.

La capacidad de participar en debates sin salir resentido con la otra persona es un buen indicador de que alguien es una persona inteligente.

No están de acuerdo respetuosamente. Todos tienen sus propias perspectivas. No pueden imponerte sus opiniones más de lo que tú puedes imponerles a ellos.

¿La mejor parte?

Esto le permite tener conversaciones abiertas y respetuosas con los demás.

Porque cuando reconoces que está bien que las personas tengan opiniones diferentes a las tuyas, creas un diálogo más inclusivo y respetuoso, lo que evita malentendidos y conflictos acalorados.

7. Eres un hábil solucionador de problemas y tomador de decisiones.

“La inteligencia es la capacidad de adaptarse al cambio.” – Stephen Hawking

Las personas verdaderamente inteligentes generalmente son excelentes solucionadores de problemas porque no se apegan a las reglas y regulaciones.

No aborda los problemas con una idea fija de cómo debería ser la solución.

Cuando aborda un problema, lo aborda desde múltiples perspectivas diferentes.

Más importante aún, no asume que tiene razón y probablemente le pida a la gente que analice el problema con usted.

No asumes que eres la mejor persona en la sala y sirves principalmente como mediador entre el problema y la solución.

Escuchas más de lo que hablas, evalúas más de lo que actúas y colaboras en lugar de dictar.

Esto le permite sortear desafíos y obstáculos de manera proactiva y efectiva.

8. Eres de mente abierta y estás dispuesto a cambiar de opinión

“Una opinión debe ser el resultado del pensamiento, no un sustituto del mismo.” – Jef Mallet

Demasiadas personas nunca cambian de opinión.

Las personas se enorgullecen de las cosas en las que creen y comienzan a asociar su sentido de identidad con sus opiniones rígidas y permanentes.

¿Cuántas veces has visto a una persona discutir a muerte por una opinión que todos a su alrededor saben que está equivocada?

Por el contrario, no asocias tu ego con tu opinión, razón por la cual puedes decir tan fácilmente: «Me equivoqué».

No tienes miedo de admitir que algo en lo que alguna vez creíste en realidad es incorrecto y que ahora crees en otra cosa porque tienes más evidencia o prueba.

Es más:

Cuando admites que te equivocaste, estás reconociendo que no eres perfecto y que puedes cometer errores.

Esta humildad y autoconciencia te permiten aprender de tus errores y evitar repetirlos en el futuro.

9. Eres introspectivo y consciente de ti mismo

«La vida no examinada no vale la pena vivir.» – Sócrates

Es fácil pensar en el control de crucero y seguir el flujo de los principales medios de comunicación.

Las personas inteligentes, sin embargo, no participan en eso. Miran hacia adentro. Piensan en cómo piensan.

Esto está relacionado con la capacidad de autorreflexión; analizar tus pensamientos, sentimientos, opiniones e incluso reacciones puede ayudarte a aprender más sobre ti mismo y a pensar de manera más crítica.

10. Eres un aprendiz de por vida y te encanta leer libros

“Cuanto más leas, más cosas sabrás. Cuanto más aprendas, a más lugares irás”. – Dr. Seuss

La lectura es el pasatiempo favorito de una persona inteligente.

Es difícil decir qué viene primero: a las personas inteligentes les gusta leer de forma natural o la lectura hace que las personas sean inteligentes, pero independientemente, siempre han tenido una relación significativa con los libros.

Es posible que haya leído toneladas cuando era niño, y como adulto, es posible que ya no lea tanto como antes, pero aún lee más que la mayoría de las personas.

Y es el pasatiempo perfecto para ti: sumergirte en otro mundo sin preocuparte por nadie a tu alrededor y aprender sobre cosas que nunca supiste.

Sabes que siempre tendrás una conexión con los libros y no una superficial en la que tomas fotos de las portadas de los libros para publicarlas en Instagram, sino una conexión real que siempre te llevará de vuelta a tu librería favorita, sin importar cuánto tiempo hayas terminado. tu último libro.

¿El secreto para una vida mejor?

Hola. Soy Lachlan Brown, el fundador de Hack Spirit.

Quiero que sepas que si estás luchando con sentimientos de ansiedad, confusión y frustración, está bien.

Verás, yo también he estado allí.

En mi nuevo libro electrónicolo llevo en un viaje desde mis días como un veinteañero perdido que cargaba televisores en un almacén hasta abrazar el budismo y crear la vida de mis sueños.

Y te revelo un proceso paso a paso para que transformes tu vida de la misma manera…

Si está listo para finalmente escapar de las trampas de la vida en las que ha estado atrapado, este libro electrónico es lo que estaba esperando.

Confía en mí, si yo puedo usar las enseñanzas del budismo para iluminar y empoderar mi vida, tú también puedes.

Echa un vistazo a mi nuevo libro electrónico aquí.

¿Te gustó mi artículo? Me gusta en Facebook para ver más artículos como este en tu feed.

Deja un comentario