10 señales sutiles de que eres un ESFP, «el animador»

¿Siempre estás dispuesto a divertirte y te encanta salir con la gente?

¡Quizás seas un ESFP!

Este es un tipo de personalidad que se caracteriza por ser extrovertida, amigable y llena de vida. ESFP significa Extravertido, Sensación, Sentimiento y Percepción.

Incluso si no eres tú quien cuenta chistes o ocupa el centro del escenario, hay otros carteles más pequeños que muestran que eres un ESFP.

¡Sigue leyendo para descubrir las 10 formas sencillas de saber si tienes este increíble tipo de personalidad!

1. Eres una mariposa social

Una de las mayores señales de que podrías ser un ESFP es si te encanta estar rodeado de gente.

No se trata sólo de ser el centro de atención, sino de disfrutar genuinamente de la compañía de los demás.

Encuentras energía en las interacciones sociales y te sientes más vivo cuando compartes experiencias con amigos, familiares o incluso extraños.

Te sientes cómodo en grupos grandes y puedes entablar una conversación fácilmente con casi cualquier persona.

Ya sea una fiesta, una reunión social o simplemente una reunión informal, normalmente eres uno de los primeros en llegar y el último en irse.

En pocas palabras, si tu idea de pasar un buen rato implica gente y mucha interacción, ¡podrías ser simplemente un ESFP!

2. Vives el momento

Si eres ESFP, eres alguien que realmente sabe vivir el presente.

Mientras que algunas personas están ocupadas preocupándose por el futuro o pensando en el pasado, tú estás plenamente involucrado en lo que está sucediendo en este momento.

Tienes una capacidad asombrosa para apreciar el mundo que te rodea, saboreando cada experiencia y sensación.

No sólo ves una hermosa puesta de sol, sino que también te sumerges en ella. No sólo comes una buena comida, sino que saboreas cada bocado.

Este entusiasmo por la vida a menudo te hace espontáneo, listo para aprovechar las oportunidades a medida que se presentan, incluso si no fueron planificadas en absoluto.

Entonces, si eres alguien que abraza el ahora y le gusta la espontaneidad, ¡esto podría ser una señal de que eres un ESFP!

3. Eres empático y de buen corazón

Como ESFP, me siento naturalmente atraído por comprender y ayudar a los demás. Existe un sentido innato de empatía que parece activarse cada vez que alguien a mi alrededor está pasando por un momento difícil.

Por ejemplo, recuerdo una vez en la que un amigo mío estaba lidiando con una ruptura dolorosa. Aunque estaba lidiando con mis propias cosas, no pude evitar sentir su dolor. Pasé toda la noche con ella, haciendo todo lo que pude para que se sintiera mejor, desde escuchar sus penas hasta preparar chocolate caliente e incluso intentar hacerla reír con chistes tontos.

Fue agotador, pero verla sonreír de nuevo valió la pena. Si a menudo antepones las emociones de los demás a las tuyas, tal como lo hice yo con mi amigo, ¡podrías ser un ESFP!

4. Eres un animador natural

A los ESFP a menudo se les conoce como «artistas» o «animadores», ¡y con razón!

Tienen la habilidad de ser el centro de atención y son capaces de cautivar al público con su encanto y carisma.

Ya sea que estén contando una historia divertida, bailando en una fiesta o simplemente conversando, los ESFP saben cómo mantener a la gente entretenida.

¡Es interesante notar que se cree que muchos artistas famosos son ESFP!

Esto incluye a personas como Elvis Presley, Marilyn Monroe e incluso Adele.

Entonces, si te encuentras gravitando naturalmente hacia el centro de atención y te encanta hacer sonreír o reír a los demás, esta podría ser otra señal de que eres un ESFP.

5. Valoras la autenticidad

Como ESFP, usted valora mucho la autenticidad, tanto en usted mismo como en los demás.

Crees que todos deben ser fieles a quienes son y no tienes mucha paciencia para la simulación o la deshonestidad.

Llevas tu corazón en la manga y no tienes miedo de expresar tus sentimientos abiertamente.

Esta naturaleza genuina tuya a menudo te ayuda a forjar conexiones profundas con los demás.

Tienes esta hermosa habilidad de crear un espacio seguro para que las personas sean ellas mismas sin temor a ser juzgadas.

Si te sientes atraído por la realidad y no te gusta nada falso o superficial, esto podría ser una señal de que eres un ESFP de corazón.

6. Eres muy observador

Al ser ESFP, siempre he notado que tengo buen ojo para los detalles.

Recuerdo una vez que estaba en casa de un amigo para una reunión. Mientras todos los demás estaban absortos en la conversación, me di cuenta de las pequeñas cosas, como el nuevo cuadro en la pared, o cómo mi amiga había reorganizado su estantería, o incluso el hecho de que había cambiado a una marca diferente de café.

Y no son sólo los detalles físicos los que me llaman la atención, sino también los emocionales. A menudo puedo darme cuenta si alguien está molesto o está ocultando algo incluso antes de decir una palabra. Si eres como yo, siempre consciente de tu entorno y sintonizado con los sentimientos de quienes te rodean, ¡es muy probable que seas un ESFP!

7. No te gusta estar solo

Si eres un ESFP, estar solo probablemente no sea lo tuyo.

Claro, todo el mundo necesita algo de tiempo para mí, pero para ti, lo importante es estar rodeado de gente.

Casas vacías, habitaciones silenciosas, cenas en solitario: todo esto puede resultarle difícil.

Te gusta el contacto social y, a veces, la idea de pasar un día entero solo puede hacerte sentir ansioso o inquieto.

Simplemente te encanta la energía, el zumbido, la risa y la charla que surge al estar rodeado de otras personas. No es que no puedas estar solo, simplemente preferirías no estarlo.

Si esto le suena familiar, ¡entonces esta es otra señal de que podría ser un ESFP!

8. Eres adaptable y flexible

Como ESFP, eres como un camaleón: puedes adaptarte a casi cualquier situación o entorno.

Esto se debe en gran medida a sus agudas habilidades de observación y a su capacidad para vivir el momento. Aquí hay un hecho interesante: esta adaptabilidad a menudo convierte a los ESFP en excelentes gestores de crisis.

En tiempos de caos o cambios repentinos, mientras otros pueden quedar nerviosos, es probable que usted mantenga la calma y piense con rapidez.

Puede evaluar rápidamente una situación, adaptarse a las nuevas circunstancias y encontrar una manera de resolver cualquier problema.

Entonces, si eres alguien que se siente cómodo con el cambio y puede adaptarse fácilmente a situaciones nuevas, ¡es otro indicio de que podrías ser un ESFP!

9. Tiendes a evitar los conflictos

Como ESFP, siempre he sido alguien que intenta mantener la paz. Recuerdo momentos en los que hacía todo lo posible para evitar discusiones o desacuerdos, a menudo sacrificando mis propias necesidades u opiniones en el proceso. No es que no pueda defenderme, sino más bien preservar la armonía y mantener relaciones positivas con las personas que me rodean. Prefiero centrarme en los aspectos buenos, positivos y divertidos de la vida que enredarme en la negatividad o el conflicto.

Si también te encuentras evitando los conflictos y haciendo un esfuerzo adicional para mantener la paz, entonces esto podría ser una señal sutil de que eres un ESFP.

10. No eres el mejor en planificación a largo plazo

Muy bien, seamos brutalmente honestos aquí. Si es un ESFP, la planificación para el futuro puede no ser su fuerte. Se trata de vivir el momento, de absorber el ahora, y esto a veces puede significar que pase por alto los planes u objetivos a largo plazo. Es posible que se olvide de los plazos, postergue tareas que no son gratificantes de inmediato o simplemente no considere las consecuencias a largo plazo de sus acciones. No es que no puedas planificar, es sólo que prefieres tomar la vida tal como viene en lugar de planificarlo todo de antemano.

Si esto te suena, ¡entonces es otra señal que indica que eres un ESFP!

Deja un comentario