7 señales de una persona socialmente inteligente (que no se pueden falsificar)

A menudo se piensa que la inteligencia social llega a las personas de forma natural.

O se nace con él o no se tiene.

Esto no podría estar más lejos de la verdad.

La inteligencia social es un conjunto de habilidades que se pueden perfeccionar y desarrollar con el tiempo.

Y los beneficios de cultivar la inteligencia social son inmensos y tienen un impacto particularmente pronunciado en su carrera y relaciones personales.

Entonces, ¿cuáles son los signos clave de una persona socialmente inteligente? He esbozado siete de ellos a continuación.

1) Inteligencia emocional

Es muy agradable pasar tiempo con personas emocionalmente inteligentes.

Precisamente el otro día me senté a tomar un café con un amigo.

Me había estado sintiendo un poco emocional por sigue siendo soltero con algunas relaciones fallidas detrás de mí. Justo esa mañana incluso derramé algunas lágrimas.

Pero no quería que mi amigo lo supiera y pensé que me había compuesto bastante bien.

No engañó a mi amigo. Ella supo de inmediato que algo estaba pasando.

«¿Estás bien?» me preguntó, mirándome directamente con compasión en sus ojos.

Me conmovió de inmediato su empatía y le conté lo que me había molestado esa mañana.

Tuvimos una gran conversación y realmente me ayudó a procesar mis emociones.

Es una persona socialmente inteligente y lo demostró con su inteligencia emocional.

2) Escucha activa

No fue solo su inteligencia emocional lo que me llamó la atención ese día.

También era la forma en que me escuchaba.

Realmente se tomó el tiempo para escuchar lo que tenía que decir. Me dio algo de espacio no solo para describir la situación, sino también para profundizar un poco más y compartir por qué la situación me preocupaba.

Ella me escuchaba activamente.

¿Cómo sabes que alguien está escuchando activamente? Están procesando todo lo que dices sin esperar su turno para hablar.

Es una cualidad bastante rara, pero es algo que las personas socialmente inteligentes suelen hacer.

Y hace toda la diferencia. Les ayuda a construir relaciones muy profundas y significativas.

3) Empatía

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona.

Cuando eres empático, puedes sentir el dolor de alguien.

Eres capaz de imaginarte en esa situación, habiendo pasado por lo que esa otra persona ha pasado para llegar a ese punto.

Cuando mi amiga me escuchaba describir los problemas de mi relación, empatizó conmigo.

He estado soltera durante mucho tiempo y es una experiencia bastante única. La mayoría de las personas están en una relación o han estado recientemente con alguien.

Mi amigo es una de estas personas. Ella ha estado en una relación a largo plazo durante cinco años.

Pero esto no impidió que ella se pusiera en mi lugar.

Al hablar con ella, me di cuenta de que realmente entendía los desafíos que surgen de estar soltera durante mucho tiempo.

Aunque no fue su experiencia directa, pudo empatizar conmigo.

Esto es algo que las personas socialmente inteligentes pueden hacer.

4) Flexibilidad

Las personas socialmente inteligentes también pueden ser flexibles.

No sienten la necesidad de controlar las situaciones sociales.

Pueden ir con la corriente.

Esto hace que la gente se sienta mucho más cómoda.

Por ejemplo, tengo un colega de trabajo que puede ajustar su estilo de comunicación según la persona con la que está.

Lo he visto tener conversaciones muy ruidosas con algunas personas sobre el partido de fútbol que todos vieron durante el fin de semana.

Otras veces lo he visto hablar en voz muy baja sobre una situación política delicada.

Es capaz de ajustar su estilo en función de con quién está.

Su flexibilidad es uno de sus atributos clave y contribuye a su inteligencia social. Siempre he disfrutado mis conversaciones con él.

5) Autoconciencia

Quiero compartir un secreto sobre la autoconciencia.

es algo que noté hace mucho tiempo.

La autoconciencia no se trata de saber cuáles son tus cualidades.

Se trata de tener una comprensión clara de sus fortalezas y debilidades.

Y aceptarte a ti mismo, incluso cuando tus debilidades te frustren.

Las personas conscientes de sí mismas son honestas acerca de sus tendencias y pueden moderar su comportamiento en consecuencia.

Esto los hace socialmente inteligentes.

Por ejemplo, una persona socialmente inteligente puede ser consciente de su tendencia a ser bastante impaciente. Luego harán un esfuerzo consciente para reducir la velocidad, escuchar más y hacer todo lo posible para disfrutar el momento.

Se aceptarán a sí mismos por lo que son y usarán su autoconocimiento para facilitar que otras personas estén cerca de ellos.

6) Habilidades de comunicación

¿Quieres conocer uno de los signos clave de una comunicación eficaz?

Se trata de ser capaz de expresarse de una manera con la que otros puedan identificarse.

No puedo decirte la cantidad de veces que he estado rodeado de personas que saben leer.

Deben ser realmente detallados sobre ideas complejas.

Esto es útil en algunas situaciones. Pero no te sirve de mucho en una situación social si la gente se aburre y no puede seguir lo que dices.

Las personas socialmente inteligentes son capaces de explicar sus ideas de forma sencilla.

Descomponen ideas complejas en su esencia básica.

Moderan lo que dicen en función de con quién están.

7) Habilidades de observación

Este es un signo realmente interesante de una persona socialmente inteligente.

Las personas socialmente inteligentes observan las cosas que muchas personas pasan por alto.

Déjame darte un ejemplo del café que tomé con mi amigo el otro día.

Este fue el momento en que hablé con mi amigo sobre mis frustraciones en sigue siendo soltero con muchas relaciones fallidas a mis espaldas.

Mi amigo era profundamente empático y me escuchaba activamente. Ella fue capaz de ponerse en mi lugar. Realmente me sentí escuchado y tan cálido en su presencia.

Pero luego hizo algo que realmente me dejó anonadado.

Empezó a hablar sobre el tema clave que no había mencionado en la conversación.

Ella dijo: “Puedo decir que todavía te aferras a mucho dolor de tus relaciones fallidas. Necesitas superar este dolor si quieres tener una relación feliz y saludable”.

Lo que dijo me cortó hasta la médula.

Realmente me abrió a una visión poderosa. Algo que tenía el potencial de tener un impacto real.

Pero aquí está la cosa.

Mi amigo es una persona muy socialmente inteligente. Ella no fue directamente a la poderosa percepción.

Es posible que ella haya estado sentada con esta idea durante algún tiempo.

Pero ella me escuchó, empatizó con mi situación y se puso en mi lugar.

Y desde este lugar, pudo captar señales sutiles y observar las cosas que no se decían.

Cómo mejorar tu inteligencia social

Me encanta estar rodeado de personas socialmente inteligentes.

Consiguen tranquilizarte.

Te sientes aceptado por lo que eres.

Pero la pregunta es:

¿Se puede mejorar su inteligencia social?

La respuesta es sí.

La inteligencia social es un conjunto de habilidades que se pueden desarrollar con el tiempo.

Por un lado, para mejorar tu inteligencia social, puedes hacer lo siguiente:

  • Practica la escucha activa cuando estés con personas
  • Pregúntese por qué las personas están pasando por las situaciones en las que se encuentran (¿cómo terminaron en este lugar?)
  • Aprende a leer el lenguaje corporal y las señales sociales.
  • Practicar la autoconciencia y la autorreflexión
  • Estudia a las personas socialmente inteligentes

Todas estas son cosas muy buenas que hacer y mejorarán tus habilidades de inteligencia social con el tiempo.

Pero hay algo más profundo que puedes hacer que llega al núcleo de ser socialmente inteligente.

Puedes aprender a dejar de pensar tanto en ti mismo y, en cambio, concentrarte constantemente en las perspectivas y necesidades de los demás.

Esto requiere un gran cambio de mentalidad. Requiere nuevos hábitos.

Pensar primero en ti mismo es más natural. Para ser honesto contigo, solía ser la persona que pensaba en mí primero.

Incluso compartí un video sobre la época en que yo era narcisista egoísta.

Pero a través de la práctica y el esfuerzo constantes, pude cambiar mis hábitos y demostrar más interés por otras personas.

No ha sido fácil, pero si yo puedo hacerlo, ¡estoy seguro de que tú también puedes!

Finalmente, es importante recordar que ser socialmente inteligente es un viaje, no un destino al que llegar.

La realidad es que todos somos capaces de tener un comportamiento socialmente inteligente, al igual que todos somos capaces de ser egoístas en ocasiones.

Pero al centrarnos conscientemente en otras personas, creo que todos podemos aprender a ser un poco más socialmente inteligentes y desarrollar relaciones más satisfactorias y significativas.

Deja un comentario