8 signos de una personalidad abrasiva

De vez en cuando, todos nos encontramos con personas que parecen tener una habilidad especial para molestar a los demás.

Estas personalidades abrasivas se comunican de una manera muy directa y conflictiva que garantiza poner los nervios de punta a las personas más sensibles.

Provocar conflicto y dolor parece ser su agenda principal. Parecen carecer del filtro interno que modera las palabras y acciones de la mayoría de las otras personas.

Es más, no sienten mucho remordimiento por el dolor o la angustia que les causan.

Desde el exterior, se los percibe como deliberadamente hirientes, intimidantes o groseros, pero vale la pena señalar que hay dos tipos distintos de personalidad abrasiva:

Uno es plenamente consciente de su naturaleza abrasiva e incluso se enorgullece de ello.

El otro tipo carece de autoconciencia, por lo que ignora felizmente su abrasividad y sus efectos.

Pero ambos tipos son incapaces de jugar el juego de la interacción social de acuerdo con las reglas aceptadas.

El arte delicado, en su mayoría subliminal, de interpretar las expresiones faciales y el lenguaje corporal de las personas con las que se encuentran es algo que nunca han dominado. El tacto y la diplomacia simplemente no figuran en su vocabulario.

Su enfoque arrogante, sarcástico y argumentativo de casi todo tiene el efecto de absorber la energía de los demás, drenándolos del poder para resistir el ataque intimidante y agresivo.

En su presencia, la paz y la tranquilidad se convierten rápidamente en estrés y agravamiento.

Aceptar la responsabilidad por los estragos que causan en las relaciones interpersonales en el camino simplemente nunca va a suceder.

Ser advertido es estar preparado, como se suele decir, por lo que si ha encontrado este tipo de comportamiento entre sus compañeros de trabajo, superiores o incluso su grupo de amigos, podría ser útil tener un resumen de los rasgos de carácter a tener en cuenta.

Estos son algunos de los indicadores clásicos de una personalidad abrasiva:

1. Carecen de empatía.

Por lo general, al carecer de la capacidad de comprender las emociones y los sentimientos que experimentan los demás, una persona abrasiva lucha por mostrar amabilidad, empatía o comprensión.

No tienen paciencia con aquellos que son lo suficientemente débiles como para necesitar estas cosas, así que no quieren «perder» el tiempo mostrándoselas.

Tienen una extraña habilidad para decir las cosas equivocadas en el momento equivocado, tal vez incluso para hacer una broma cuando el asunto en cuestión está lejos de ser alegre.

Otra táctica común es cambiar abruptamente de tema en lugar de continuar por un camino en el que se espera que muestren empatía, lo que verían como una debilidad. Lo último que proporcionará una personalidad abrasiva es un hombro en el que apoyarse o un oído comprensivo que escuche.

2. Hacen que los demás se sientan incómodos o ineptos.

La forma normal en que funciona la interacción social es que el intercambio es una calle de doble sentido en la que ambas partes se esfuerzan por atraer el interés del otro.

El intercambio verbal está respaldado por un lenguaje corporal positivo y expresiones faciales, con la intención de tranquilizar a los demás.

Cuando se trata de una personalidad abrasiva, alguien que prefiere ser el centro de atención y tiene poco interés en la incomodidad de los demás, ese patrón falla.

La forma en que dominan la conversación tiene que ver con aumentar su confianza en sí mismos, porque, en el fondo, su naturaleza fundamental es insegura y vulnerable.

Presumir o burlarse o no dejar que las personas hablen interrumpiendo constantemente son comportamientos típicos, destinados a socavar y menospreciar a los demás mientras se elevan a sí mismos.

En realidad, es posible que no tengan la intención directa de causar daño y angustia, pero ese es el resultado inevitable de aumentar su propia baja autoestima a expensas de los demás.

3. Son fanfarrones y testarudos.

Una vez que la persona abrasiva se ha encariñado con su tema, tiende a colocarse en el centro del escenario, ventilando sus fuertes opiniones de manera asertiva.

Son combativos, y el grado de convicción detrás de su entrega segura a menudo hace que aquellos con puntos de vista diferentes se rindan frente a una perspectiva tan descarada y obstinada.

En lugar de disfrutar de un intercambio sólido, los demás participantes en la conversación tienden a sentirse cada vez más incómodos y buscarán poner fin a la situación incómoda.

Mientras que otros pueden ver claramente este comportamiento descarado por lo que es, la persona abrasiva no se da cuenta de la incomodidad que causa.

Después de todo, acaban de decir lo que piensan sin la intención de molestar. Es solo que son incapaces de medir la respuesta de los demás y carecen de autocontrol al expresarse.

4. Son intolerantes al fracaso.

En general, este tipo de personalidad tiende a ser trabajador y comprometido a sobresalir en cualquier rol o causa que asuma.

Pero su ambición se convierte en frustración o incluso en ira cuando no pueden lograr sus objetivos autoimpuestos.

Este fracaso puede deberse incluso a sus propias deficiencias, pero son maestros en el juego de la culpa, transfiriendo claramente la responsabilidad a otros.

Sienten lo mismo por el fracaso de otras personas y juzgan rápidamente a aquellos que consideran que están por debajo de ellos en la vida o en la sociedad.

5. Son intolerantes con las áreas ‘grises’.

Para la persona con un carácter abrasivo, el negro es negro y el blanco es blanco y no pueden lidiar con la ambigüedad. No se sientan en la valla y, sin dudarlo, elegirán un bando y se apegarán a él.

Habiendo alcanzado el punto de vista que eligieron, lo defenderán ferozmente, con obstinada determinación.

El problema con esta visión monocromática del mundo, donde el compromiso es imposible, es que ven a las personas cuyas opiniones difieren de las suyas como la oposición. Por lo tanto, la vida puede ser una batalla constante e irresoluble.

6. Son mandones e impacientes.

Las altas expectativas que son la norma para el tipo abrasivo los hace enormemente intolerantes a cualquier falla.

En consecuencia, les falta paciencia con aquellos que son menos capaces que ellos y no se detienen en mostrar su irritación.

Tienen una tendencia a ser agresivos cuando hacen todo lo posible por el éxito, dejando bajas a su paso sin pensarlo dos veces.

Aunque su esfuerzo persistente para tener éxito puede lograr las recompensas que buscan, esto es inevitablemente a expensas de los demás. Pero para la persona abrasiva, esto es simplemente un daño colateral y no le preocupa en absoluto.

Cualquiera que se considere que se interpone entre ellos y su objetivo será empujado hacia un lado con la fuerza necesaria para lograr el resultado deseado.

7. Son muy directos.

Nadie podría acusar a una persona abrasiva de eludir el tema en cuestión. Expresan sus puntos de vista sobre cualquier tema de manera directa y honesta.

Aunque esto podría verse como un rasgo positivo, la forma en que el tipo abrasivo expresa su opinión tiende a ser conflictiva y agresiva en lugar de constructiva y útil.

Debido a que carecen de tacto, empatía y cualquier capacidad para comprender perspectivas alternativas, no se dan cuenta de que el enfoque honesto y directo que favorecen en realidad causa daño a los demás.

Si se les llama la atención sobre esto, responderán negando o atacando a cualquiera que intente confrontarlos.

8. Tienen una manera dominante.

El tipo de personalidad abrasivo es un personaje más grande que la vida (aunque no en el buen sentido).

Mantienen la palabra excluyendo a los demás con una confianza que sería admirable si poseyeran la empatía y la comprensión necesarias para ser simpáticos y atractivos.

Pero aquí está la cosa… aunque puede parecer que están al mando y en control, en realidad pueden estar enmascarando su propia vulnerabilidad percibida, a pesar de su inteligencia y habilidades obvias.

Para compensar en exceso esta preocupación, proyectan esta personalidad supremamente confiada pero puntiaguda, intolerante con casi todo y con todos y carente de interés o empatía por las personas con las que se encuentran día a día.

También te puede interesar:

Deja un comentario